“SUEÑO PARA EL FUTURO DE CHILE”: EL INFORME PARA “FORTALECER” LA CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Se ha instalado la polémica en los últimos días en la comunidad científica chilena, todo por la serie de acontecimiento que se han destapado tras la renuncia de Francisco Brieva al Conicyt y a la carta enviada por un grupo grande de investigadores y premios nacionales chilenos criticando la falta de presupuesto para la innovación, el desarrollo y la tecnología y la paralización del Ministerio del ramo que fue anunciado con bombos y platillos en el mensaje presidencial del 21 de mayo por Michelle Bachelet, y que tuvo que ser bajado por falta de dinero en las arcas fiscales.

Sin embargo, pocos recuerdan que en julio de este 2015, la primera mandataria nombró una comisión llamada “Ciencia para el desarrollo de Chile” a cargo de Gonzalo Rivas, Presidente del Consejo Nacional de Innovación, para entregar un texto sobre las políticas que se podrían adoptar en estas materias.

La misma Michelle Bachelet definió así la creación de este grupo de asesores en materia científica:

“El primer objetivo es presentar una propuesta para fortalecer la ciencia en Chile, para que la investigación científica sea un pilar de nuestro desarrollo nacional y de nuestra inserción internacional”, sostuvo el 26 de enero la presidenta, en compañía en ese acto del renunciado Francisco Brieva.

Todo este anuncio se produjo en la antesala del discurso de este 21 de mayo, y además reacciona a las alarmantes cifras entregadas por laOCDE, que sitúan a Chile dentro de los países con menos inversión en I+D (Investigación y desarrollo), paso clave para disminuir la dependencia en el sector minero en el marco de las competencias económicas de la nación.

“Si  bien  el  gasto  en  I+D  ha aumentado ligeramente en los últimos años, del 0,3% en 2007 al 0,4% en 2013, este gasto sigue siendo el más  bajo de la OCDE; el limitado gasto en I+D se concentra en gran medida en el sector universitario financiado con fondos  públicos”, sostiene el informe “Chile prioridades políticas para un crecimiento más fuerte y equitativo” de septiembre de este 2015.

QUÉ DICE EL INFORME ENTREGADO A LA PRESIDENTA BACHELET

Bien vale la pena revisar ahora cuáles son los alcances del informe que la Comisión “Ciencia para el desarrollo de Chile” le entregó a la presidenta Bachelet.

  • Chile debe proponerse, al menos, triplicar la actual  tasa de investigadores por cada mil ocupados a 2030.
  • Proponemos que a 2030  el  30  por  ciento  del  financiamiento  total  que  el  sector público destina al fomento de la ciencia,  la tecnología y la innovación se oriente a un  número acotado de prioridades nacionales en el ámbito social, ambiental y económico productivo.
  • Chile multiplique por cinco sus exportaciones de mediana y alta intensidad tecnológica, pasando desde los actuales casi US$ 6.000 millones  a US$  30.000 millones y logrando que al menos un 10 por ciento de ellas sean de alta intensidad tecnológica.
  • Que en 2030 nuestro desempeño en PISA llegue a los niveles que España tiene hoy, aumentando a un 7 por ciento los niños en nivel 6 y reduciendo a dieciséis porciento los niños con  nivel bajo 2, y que el 40 por ciento de la población considere como prioridad nacional la inversión en ciencia, tecnología e innovación, al tiempo que cinco de cada diez chilenos declare su interés en los contenidos científicos y tecnológicos.5
  • Establecer  fondos  de  financiamiento  basal,  a  través del  Ministerio  de  Educación, y una política de overhead, para fomentar la competitividad en Ciencia Tecnología e Innovación de las universidades que considere tanto a los investigadores como los  costos asociados a la actividad científica.
  • Crear un plan de financiamiento de infraestructura y equipamiento científico  de carácter nacional y/o de colaboración internacional, donde, por una parte,  se diseñe un modelo que considere: laboratorios nacionales, equipamiento  mayor nacional, equipamiento mediano institucional y planes permanentes  de financiamiento para la operación y el mantenimiento, y, por otra, se  analice la posibilidad de generar acuerdos con otros países de Sudamérica  para articular y potenciar el acceso a infraestructura científico-tecnológica a  nivel de la región.
  • Desarrollar  y  poner  en  marcha  programas  con  orientación  estratégica  de largo plazo, que generen capacidades de investigación y desarrollo  tecnológico, respondiendo a demandas tecnológicas de la industria o del Estado.
  • Aumentar  el  financiamiento  disponible  para emprendimientos  de  base  científico-tecnológica  con  alto  potencial  comercial  o  impacto  social  y los instrumentos que apoyen fases de consolidación de las empresas emergentes.
  • Fomentar y apoyar la creación y el desarrollo de parques tecnológicos en regiones.
  • Generar un relato que muestre el rol de la CTI (Ciencia, Tecnología e Innovación) en los distintos espacios de la  vida, relacionándolo con nuestra identidad nacional, diversa y multicultural y  relevando su aporte al país, que oriente las instituciones públicas y privadas  y las agencias relacionadas con el desarrollo de una cultura CTI y se nutra  de la investigación y evaluación de la relación ciencia y sociedad en Chile y  el mundo.
  • Promulgar una ley de Fomento a la Ciencia, Tecnología e Innovación en Chile, que impulse decididamente la actividad científica en todas sus formas, así como las acciones de transferencia de tecnologías y la innovación basada en los resultados de la investigación.
Botón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *